10-11-2013

Lidiando con UEFI, GPT y las instalaciones de Linux (III): El cargador de arranque

← (II) El Setup

image

El cargador de arranque es un intermediario entre el firmware del ordenador y el sistema operativo a arrancar. Permite tener varios sistemas instalados en un mismo disco o en distintos, y elegir uno de ellos en el momento de arrancar.

Por defecto Windows incluye su propio cargador de arranque, que es bastante simple, siendo capaz únicamente de iniciar distintas versiones de Windows (o un Linux instalado con Wubi, pero al parecer esto no funciona ya con UEFI). Hay muchos otros cargadores de arranque disponibles, que se pueden instalar muy fácilmente desde una distro Linux. Por ejemplo, Grub y LILO son los más conocidos. Tienen sus respectivas variantes para UEFI, llamadas Grub-efi y ELILO.

Asimismo, algunos ordenadores con UEFI proporcionan un cargador de arranque simple que permite seleccionar la partición que se desea arrancar. En ese caso, para llegar al cargador de arranque habrá que pulsar una tecla determinada en el momento de encender, o bien habrá que activarlo en el Setup.

Al instalar Ubuntu o cualquier otra distribución, es importante asegurarse de que el cargador de arranque se instala en la primera partición del disco duro (la designada para el arranque EFI). En algunos casos podría ser la segunda, si la primera la ha reservado Windows para recuperación. La partición EFI debería montarse (probablemente lo haga de forma automática, pero es mejor asegurarse) en /boot/efi/. Además, es conveniente comprobar que el cargador de arranque utilizado es compatible con EFI.

Si tenemos un Linux iniciado y queremos instalar o sustituir el cargador de arranque, podemos utilizar la herramienta de instalación de paquetes del sistema. Por ejemplo, estando en Ubuntu podemos ejecutar

sudo apt-get install grub-efi

para instalar este bootloader en el sistema. La instalación debería desencadenar el proceso de sustitución del antiguo cargador por el nuevo, pero podemos realizarlo manualmente, siguiendo los pasos de esta guía para Grub.

Si el bootloader que buscamos no está en los repositorios de paquetes, podemos ir a la página oficial e instalar el archivo adecuado (.deb para Ubuntu/Debian/Linux Mint, .rpm para Fedora/Mandriva; o bien directamente el archivo .efi que contiene el cargador): rEFInd, ELILO, Clover.

Si el cargador de arranque no se ha instalado bien y es imposible llegar a iniciar vuestro Linux, podéis probar con un cargador de arranque para USB. Por ejemplo, rEFInd es un extendido bootloader diseñado para UEFI, y tiene una versión para USB. Es una variante de rEFIt, el conocido cargador de arranque para Mac que permite arrancar OS X, Windows y Linux.

Otro ejemplo es Clover, que se instala desde OS X en la partición EFI o en un pen drive, y es capaz no sólo de arrancar en un ordenador con UEFI sino también en un ordenador con BIOS y simular un arranque UEFI, de forma que un S.O. instalado con UEFI o que lo requiera (por ejemplo, OS X) pueda iniciarse sin tener UEFI en realidad.

→ (IV) Discos y particiones