06-02-2013

Eligiendo un entorno de escritorio en Linux (I): Conocimientos básicos

La mayoría de vosotros utilizaréis Windows como sistema operativo para el día a día, y estaréis más que acostumbrados a la interfaz; no solo me refiero a las ventanas, sino a que exista una barra de tareas donde almacenar las aplicaciones abiertas y un menú Inicio desde donde abrir otras. Todo este conjunto de herramientas básicas se denomina el entorno de escritorio.

Windows únicamente ofrece el entorno de escritorio por defecto (aunque hay entornos o shells alternativos como LiteStep, Cairo o KDE-Windows), pero en Linux esto es muy diferente: al utilizar una distribución de Linux (tal como Ubuntu), tendremos un entorno instalado por defecto (tal vez más de uno, en algunos casos) y podremos instalar muchos otros, según nuestros gustos y nuestros requerimientos: desde los conocidos Gnome y KDE hasta aquellos que consumen recursos mínimos, como puede ser LXDE.

Aunque en las capturas de pantalla y en la realización del artículo se ha utilizado la distribución Linux Mint, las instrucciones son compatibles con casi cualquier distro basada en Ubuntu, y son muy similares a las que habría que seguir en las demás distros.

Identificando y cambiando el entorno de escritorio

image

Antes de nada, tenemos que aprender a identificar el entorno que estamos usando, y cómo podemos cambiar a otro cuando lo instalemos. Este paso es realmente fácil: generalmente se nos muestra una pantalla de inicio de sesión, en la que encontraremos un botón o un menú Sesión, dentro del cual se mostrará el entorno de escritorio instalado y algunas opciones de sesión avanzadas. En esta captura, tenemos instalado los entornos Cinnamon y GNOME Classic. Mediante este menú podemos cambiar de escritorio predeterminado: solo tenemos que elegir uno de ellos y al iniciar sesión se mostrará una ventana que nos permitirá elegir si queremos convertir el escritorio seleccionado en el predeterminado.

image

Instalando un nuevo entorno de escritorio

Para instalar otro entorno, usaremos la aplicación que traiga el sistema para descargar paquetes desde los repositorios compatibles con la distribución. En Ubuntu usaríamos el Centro de software, y en Linux Mint utilizaremos el Gestor de programas.

image

En esta captura, usamos el Gestor de programas para buscar e instalar el paquete contenedor de KDE.

Nos vemos en la siguiente parte de esta guía, con la comparativa de los entornos de escritorio más utilizados.